,

Yamaha JetBlaster 2022: la moto de agua de competición para todos los públicos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Con más de 65 años a sus espaldas, Yamaha entra ahora en una nueva etapa en el segmento de las motos de aguas con la gama WaveRunner 2022.

Esta nueva serie aúna la excelencia en ingeniería y la fiabilidad de la marca con un mundo totalmente nuevo de experiencias increíbles para sus clientes al dividir la serie WaveRunner en distintos segmentos: Recreation, que gira en torno a la diversión, la emoción y el disfrute de navegar; Cruising, que permite al piloto llegar más allá, con más comodidad y la última tecnología; y Sport, para aquellos que busquen el rendimiento definitivo.

Así la oferta de Yamana va desde la versatilidad superventas de la gama VX hasta las características lujosas y las capacidades innovadoras de la gama FX. Sin olvidar la galardonado GP1800R.

En 2022 entrará por fin en escena el modelo JetBlaster, una WaveRunner totalmente nueva, con sólidos vínculos con la dinámica y emblemática WaveBlaster, que ofrece multitud de innovaciones para una nueva generación de pilotos orientados a la navegación deportiva. El carácter dinámico y juvenil del JetBlaster aporta una nueva y fresca dimensión al segmento recreativo.

En este nuevo modelo destaca la impecable calidad del casco, la innovación en su diseño de ingeniería y las características exclusivas que cabría esperar de un modelo GP que ahora resultan más accesibles para un público más amplio. Aunque ofrece una diversión increíble si la usa una sola persona, el JetBlaster es en realidad una máquina para tres, lleva almacenamiento de serie y un depósito de combustible muy generoso, que ofrece la opción de trayectos más largos de los que cabría esperar de este tipo de motos acuáticas.

El JetBlaster cuenta con el galardonado motor ligero de cuatro tiempos TR-1®-HO. Esto hace que disponga de una gran potencia en el agua, lo que ofrece diversión a raudales hasta a los aventureros más osados.

En este caso el modelo mejora la ya increíble experiencia del motor con la incorporación de un casco NanoXcel2, que normalmente se usa únicamente en motos acuáticas de competiciones de primer nivel. Esto supone que el JetBlaster® tenga una relación peso-potencia óptima, lo que permite una emoción de conducción increíble y una experiencia dinámica, intensa y memorable en todo tipo de deportes acuáticos.

Yamaha en esta ocasión ha diseñado específicamente un modelo para que la utilicen pilotos con cualquier nivel de experiencia y para ayudarles a obtener la confianza y la competencia necesarias para pasárselo bien al pilotarla.

 

El nuevo sistema de trimado electrónico permite ajustar fácilmente la altura de la proa, lo que reduce las salpicaduras y el arrastre en las elevaciones, y ofrece un mejor agarre en los giros al bajar. Mientras que sistema de control RiDE® con marcha atrás electrónica permite un manejo más sencillo, y las nuevas cuñas para los pies permiten a los principiantes ajustar fácilmente su posición para liberar su espíritu y pasárselo bien.

El modelo añade toques de lujo, como el escalón acolchado para subir a bordo y las alfombrillas de cubierta cortadas a medida, además de un manillar curvo ajustable con asideros redondeados para un recorrido hiperconectado.

Recuperamos nuestra propia tradición

El JetBlaster es también una interpretación moderna de la legendaria WaveBlaster. Se mantiene fiel a la estética de estilo retro y a su emocionante estilo de pilotaje, pero se ha reformulado para el piloto actual.

Mientras que manejar la WaveBlaster requería un alto grado de dotes atléticas y otras capacidades, el JetBlaster conserva esa sensación de máximo rendimiento pero resulta manejable y divertida para pilotos menos experimentados.

Aparte de la ingeniosa tecnología que permite a más pilotos realizar maniobras más avanzadas con mayor facilidad, esta WaveRunner cuenta también con características adicionales que la convierten en una moto acuática más versátil, que se puede manejar bien a cualquier velocidad, ofrecer trayectos más largos y tiene espacio para guardar tu cartera, tus bebidas y tus aperitivos. Es sin duda una máquina de nivel inicial muy divertida, que supera lo que cabría esperar de una embarcación personal recreativa.